Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Cuidados de pies

Viniste arrodillado a besarme los pies. Te ordené que me los lavases. Fuiste corriendo a por agua templada y un barreño para lavarlos. Me quitaste los zapatos y las medias con cuidado, los dejaste a un lado. Me pediste por favor besarme de nuevo los pies. Accedí y es que me gusta ver como me los besas.
Me cogiste los pies con cuidado y los metiste dentro del agua, los limpiabas en silencio sin atreverte a mirarme. Yo miraba la tele y escuchaba el chapoteo del agua mientras me lavabas. ¡Trae sal! Te fuiste sin dudarlo a por ella y me la entregaste. Yo no la quiero, ábrela y echa una poca en el agua. dicen que es buena para los baños de pies. Lo hiciste. Levanté un pie del agua y te quité la sal. Me eché una poco en los dedos mojados y los estiré hacia ti. ¡Lame! Y lamiste como el perro que eres. 
Ponías cara de asco, sí pero lamías. La tarde se estaba volviendo aburrida y ya sabes que tengo que hacer algo para entretenerme. Me pasaste la lengua por todos los dedos llenos de sal. Verte…

Entradas más recientes

En horas de trabajo no se guarrea

Las casas de las influencer

Endemoniados

Buscando un asiento

Noches que remontan

En la escalera

Cabalgando

Cotilleando una casa

Recuperando viejas costumbres

Besa mis suelas